Pese a que muchos afirman que estamos saliendo de la crisis y que ciertos indicadores macroeconómicos muestran un optimismo moderado en relación a hace un par de años, la realidad es que estos avances en la economía se reflejan con extrema timidez en la sociedad.

Los niveles de paro aunque en clara tendencia negativa, asolan a la población como demuestra el CIS, y corrobora la EPA. En este complicado escenario, aunque las ventas de turismo nuevos avanzan a ritmos trepidantes, signo de recuperación económica, buena parte de la población sigue en paro, y las entidades financieras que con anterioridad prestaban fondos con cierta ligereza, ahora ahogan la inversión y el consumo, limitando el acceso al crédito, salvo solvencia contrastada del solicitante.

En estas condiciones, para muchos de nosotros, comprar un vehículo nuevo resulta inviable y el mercado de segunda mano es una salida casi obligada para resolver nuestros problemas de movilidad. En España, a lo largo de estos últimos años de crisis, por cada vehículo nuevo se han llegado a vender 2,3 vehículos usados, aunque actualmente, se ha rebajado esta cifra hasta 1,6 vehículos usados por cada nuevo. De esta forma, los vehículos de ocasión se han convertido en la primera opción a la hora de comprar coche para muchos españoles. Tres de cada cuatro conductores que decidieron comprar un vehículo de segunda mano, reconocieron según recientes estudios que ni siquiera pensaron en comprar un coche nuevo.

Resulta curioso cuanto menos, al analizar diferentes informes, que también tres de cada cuatro conductores que adquieren un vehículo de segunda mano, termina arrepintiéndose, sabiendo además, que el 52,5% de los que han adquirido un vehículo de segunda mano, es reincidente, es decir, no es la primera vez que compra un vehículo de segunda mano.auto-736794

Estos estudios reflejan además, que el 98,1% de las personas que adquirieron un vehículo de segunda mano, no repetiría con el mismo vendedor. Pero, ¿qué es lo que falla?

Se tiende a pensar que para satisfacer una necesidad latente con la compra de un bien duradero, somos compradores racionales, buscamos y comparamos precios, almacenamos toda esa información y sobre toda ella tomamos la mejor decisión. Para nada. La realidad es que nos confiamos, llegamos a pensar que somos los que mejor buscamos, que esa ganga no nos la pueden quitar de las manos y nos terminamos precipitando.

Nuestro consejo es que dejes a un lado determinados impulsos y trates de analizar la situación con serenidad. Si has observado que algo no te cuadra, es signo de que algo no va bien, escucha a tu instinto y no te dejes guiar por las emociones.

El mercado de segunda mano esconde buenas oportunidades, solo hay que saber buscarlas. Podemos encontrar vehículos de ocasión con muy pocos kilómetros a un precio más que interesante. Un coche en cuanto sale del concesionario ya pierde valor, pero no por ello deja de estar nuevo. También se pueden encontrar buenas opciones de compra si se cuenta con un presupuesto más limitado y buscamos coches que estén algo más rodados, solo hay que tener algo de cuidado en aspectos como los que te enunciamos a continuación:

Compra-venta aspectos a tener en cuenta seguropormeses.com

Los trucos más usados en la compraventa de un turismo de segunda mano:

-El coche está con fundas más o menos nuevas: Algo esconden. Debajo te encontrarás manchas en la tapicería que no podrás quitar o quemazos de cigarro.

-Las gomas de los pedales del embrague, freno y acelerador están nuevas. Cambiarlas cuesta muy poco y ocultará un uso continuado del vehículo. Si por el contrario están desgastadas en mayor medida las gomas del freno o del embrague, es signo de que el vehículo ha recorrido buena parte de sus kilómetros en ciudad.

Cuentakilómetros marca escasos kilómetros para los años del vehículo. La historia de que era de un señor mayor que no sacaba el coche, es muy recurrente, pero no lo es menos trucar el cuentakiómetros. Si antes era fácil cuando el cuentakilómetros era analógico, imagínate ahora.

-Estado del volante: Por cuidadoso que sea un conductor, el volante reflejará el verdadero uso de un vehículo. Si la parte superior de éste se encuentra más deteriorada, es muestra inequívoca de que ese coche se ha pasado largas temporadas a la intemperie y al sol. Dependiendo del material, es frecuente observar desgaste en las zonas más comunes de agarre.
Si el estado del volante no cuadra con los kilómetros que marca el cuentakilómetros, no hay que ser un lince, o el coche ha llevado muy mala vida, o se ha modificado el volante o el cuentakilómetros.

-Desgaste de excesivo de los neumáticos: Al principio podremos llegar a pensar que cambiando las ruedas quedará solventado el problema con una pequeña inversión inicial (dada la supuesta ganga que hemos encontrado), la realidad es que si el mantenimiento de los neumáticos (uno de los elementos de seguridad activa más importante) ha sido descuidado por su anterior propietario, imagínate otros aspectos.

Alfombrillas: Una buena limpieza del vehículo y unas alfombrillas nuevas puede cambiar nuestra percepción de un vehículo. Si vas a vender el coche deberías cambiarlas, te van a costar 30€, y el comprador lo valorará.

-“Conexiones piratas“. En ocasiones no hace falta ni levantar el capó para ver puentes y otras conexiones de dudosa calidad. Desconfía al ver solo una de ellas. Está camuflando un error no reparado.

-El vendedor te pone excusas a la hora de facilitarte documentación del vehículo una vez que las negociaciones ya están avanzadas. No te fíes, quien no tenga nada que ocultar, te la mostrará. Ahora bien, si dicha documentación la solicitas al principio, quien te estás precipitando eres tú.

-El vendedor a penas conoce la procedencia del vehículo. Si quien te vende el coche no sabe explicarte determinados aspectos o desconfías de su veracidad, es jugártela. El resultado dependerá de tu suerte o de tu instinto. No obstante, si el vendedor te reconoce que el vehículo no ha pasado la ITV, está yendo de frente y te avisa, es un punto a su favor tras revisar que todo esté en orden.

reparing-791413

-Estado de la carrocería y repintados. La carrocería es la parte más visual del vehículo para los demás, analiza hasta que punto te merece comprar un vehículo con rayas o golpes. Los milagros no existen y aunque los quita-arañazos funcionan bastante bien para desgaste o rozaduras, no seas inocente, una raya considerable no se va.
Conocer si un vehículo está repintado es relativamente fácil, fíjate en las gomas de las ventanas o en el interior del capó, algún resto puede quedar. Si ha sido repintado: o a su anterior dueño le gustaba llevar el coche siempre impoluto, o lo más probable es que ese vehículo haya sufrido algún accidente.

Cambio de marchas y freno de mano. La suavidad con la que entran las marchas, el desgaste del pomo o del fuelle serán elementos muy a tener en cuenta para conocer el estado real del vehículo. Los fuelles del cambio de marchas y del freno de mano se cambian de cuero por 20€. Si vas a vender tu coche, es una inversión que debes acometer.

-Ni que decir que si el tubo de escape echa excesivo humo, de color blanco o negro, la avería está a la vista…

-La rueda de repuesto, muchos coches ni llevan y de llevarla, en muchos casos no encontrarás ni el dibujo del neumático. Debiera servir este elemento como prueba para corroborar la versión del vendedor. Si es un señor mayor que no ha utilizado el coche, la rueda de repuesto debiera estar también en buen estado.

-Por supuesto antes de comprarlo, exige conducirlo unos kilómetros para ver la conducción del vehículo, problemas en la dirección, marchas, ruidos…

-Si durante la conducción del vehículo observas que los frenos chirrían, cambiar los discos y las pastillas te puede costar unos 200€ solo el juego delantero.

-Una venta de un vehículo sin un juego de llaves de repuesto nos hace pensar el nivel del vendedor.

Garantías: Si estás pensando en adquirir un vehículo de segunda mano, has de tener en cuenta que en un contrato de compra-venta tipo, suele indicarse que el comprador conoce el estado real del vehículo, y demostrar a posteriori vicios ocultos va a resultar complicado. La transacción de vehículos de segunda mano entre particulares no se rige por la Ley de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo, sino que se rige por el art. 1.484 del Código Civil. En el plazo de seis meses, mediante denuncia previa, el comprador debe demostrar que el vehículo tiene un defecto que se le ocultó durante la transacción. Además, esto excluye cualquier defecto verificable a simple vista, y cualquier defecto oculto que presente el vehículo, siempre y cuando el comprador sea perito, ya que, debido a la experiencia que se le reconoce y espera de su labor, se presupone que debería de haberlo detectado.

En el caso de que nos decantemos por un profesional a la hora de adquirir un vehículo de segunda mano, al satisfacer el IVA, quedaríamos bajo el amparo de la Ley de Garantías en la Venta de Bienes de Consumo, que asegura hasta un año de garantía desde la fecha de la venta del vehículo.

En definitiva, son muchos los factores que pueden darnos señas de que el vehículo que estamos pensando en adquirir tiene problemas. Evalúa con sensatez cuales de ellos estás dispuesto a asumir. Por regla general, el vendedor se desentenderá de reclamaciones futuras alegando fallos en el uso o desgaste propio de los elementos del vehículo. Muchos de estos fallos son inevitables incluso con un mantenimiento del vehículo adecuado, y solo la compra de un vehículo nuevo nos va a ofrecer unas garantías reales, que en muchos casos, también han derivado en problemas a la hora de reclamar al concesionario que nos vendió el vehículo.

Si estás pensando en vender tu vehículo, te informamos que a través de www.seguropormeses.com podrás contratar un seguro para tu vehículo de uno a siete meses, lo que te permitirá no tener porqué renovar el seguro anual que actualmente tenía el vehículo hasta que encuentres un comprador. Para más información puedes visitar nuestro post:Contratar seguros por meses ya es posible. Llega Seguropormeses.com