Cuando nos sacamos el carnet de conducir, aprendemos a circular, los protocolos de actuación en caso de accidente y la documentación que obligatoriamente se debe de portar en el vehículo. Conforme va pasando el tiempo, nos damos cuenta que la documentación, salvo casos concretos, no nos hemos parado un solo segundo a leerla, e incluso, en muy pocas ocasiones la hemos sacado de la carpeta donde la guardamos.

Los más cuidadosos, si el vehículo va a estar durante un largo periodo estacionado, la llevan consigo, pero ni mucho menos se entretienen a echarle un vistazo.

Pero ese día en el cual la necesitamos interpretar, llega. Bien sea porque nos la han pedido para poder calcular el seguro si estamos pensando en cambiarnos de Compañía o para realizar cualquier gestión de nuestro vehículo, y hemos olvidado que información recoge cada documento.

Aunque existen diferentes formatos, en primer lugar conviene diferenciar el permiso de circulación de la ficha técnica, debido a que por su color y forma, puedes llegar a confundirlos si nunca antes has necesitado hacer uso de dicha documentación.

El Permiso de Circulación es un documento oficial que deben de poseer todos los vehículos de motor, los remolques, semirremolques y las máquinas agrícolas remolcadas, cuya MMA sea superior a 750 Kg.

Los datos que figuran en el Permiso de Circulación son esenciales, y entre otros consta:

  • Matrícula y fecha de la primera matriculación.
  • Nombre y apellidos o razón social del titular del vehículo.
  • Tipo, marca, modelo, número bastidor, MMA y número de plazas del vehículo.
  • Tipo de combustible.
  • Cilindrada y potencia.

Por otro lado, la ficha de inspección técnica es un documento oficial que recoge todas las características técnicas de nuestro vehículo y modificaciones que se le hayan realizado. Esta información es de vital importancia para nuestra seguridad en carretera, pues cualquier mantenimiento efectuado sobre el vehículo o cambio de neumáticos, debe de haber tenido en cuenta las especificaciones que en dicho documento constan.

Entre otra información recoge:

  • El número de bastidor
  • La denominación comercial del vehículo, marca, tipo y variante.
  • La clasificación del vehículo.
  • MMA.
  • Tipo de neumático recomendado por el fabricante.
  • Altura.
  • Anchura.
  • Distancia entre los ejes.
  • Cilindrada y potencia.
  • Número de asientos.
  • Modificaciones realizadas al vehículo y homologadas.
  • Observaciones, importación…

En el reverso del documento, aparecen recogidas un resumen de las fechas de las inspecciones técnicas a las que se ha sometido el vehículo (ITV).

La ficha técnica, esa gran desconocida.

Cuando hemos hecho referencia a la clasificación del vehículo, como información que recoge la ficha técnica, habrás localizado en la parte superior izquierda que aparecen cuatro ficha_tecnica_ITVdígitos numéricos y no le habrás dado mayor importancia, pero cada vehículo tiene su propia clasificación y te vamos a enseñar a interpretarla.

La clasificación del vehículo en la ficha técnica se basa en criterios de construcción y criterios de utilización del vehículo. En definitiva la clasificación del vehículo son cuatro dígitos numéricos. Los dos primeros nos dan información sobre la construcción del vehículo y los dos últimos números sobre la utilización del mismo.

En el caso del ejemplo, el más sencillo, un coche (Clasificación 1000-Turismo), la información que recoge el número 1000 se interpreta como:clasificacion_vehiculos

  • 10- Turismo (Automóvil Distinto de la motocicleta, especialmente concebido y construido para el transporte de personas y con capacidad hasta 9 plazas, incluido el conductor)
  • 00- Sin especificar (Instrucción: se aplicará esta clave cuando el elemento a clasificar no esté encuadrado en ninguna de las otras clasificaciones).

 


Para consultar todos los criterios de construcción puedes hacer click aquí.

Si deseas consultar todos los criterios de utilización puedes hacer click aquí.


 

La potencia de nuestro vehículo en la ficha técnica

ficha_tecnica_ITV1Otro aspecto importante es conocer la potencia de nuestro vehículo. Según nuestro ejemplo, viene expresado en la ficha de inspección técnica de la siguiente forma: Potencia fiscal/real (CV/KW): 13,29/110

Para conocer los caballos reales que tiene nuestro vehículo deberemos pasar de KW a CV para lo cual, basta con multiplicar el segundo número que viene expresado en KW (110) por 1,36. En nuestro ejemplo, el vehículo tiene 149,6 CV reales.

En Zalba Caldu podemos asesorarte y facilitarte el mejor precio para el seguro de tu coche, hogar… solicítanos presupuesto sin compromiso, no te arrepentirás.

zalba caldu