La contaminación se ha convertido en un problema endémico de las grandes ciudades que causan problemas respiratorios y agudizan síntomas de alergias a millones de personas en el mundo. Está claro que el tráfico que soportan las grandes urbes es una de las principales causas y los ayuntamientos de varias ciudades como Madrid o Barcelona se han puesto manos a la obra para buscar una solución.

El planteamiento inicial de prohibir la circulación de vehículos con una determinada antigüedad y  de otros tantos vehículos en determinados días de la semana en función de si su matrícula es par o impar, son medidas drásticas y poco razonadas, pues en definitiva, quien necesite transportarse en vehículo privado y tenga posibilidad, terminará por adquirir otro vehículo de segunda mano con matrícula par o impar según la conveniencia y que le permita seguir circulando, por lo que la efectividad de estas medidas puede, al menos, cuestionarse.

En definitiva, si la solución, necesariamente tiene que ser reducir el tráfico rodado, difícilmente puede contentar a todos. Todo dependerá de cómo se quiera atajar el problema. Incentivar la renovación del parque automovilístico subvencionando la compra de vehículos híbridos o eléctricos, promover el uso del transporte público o que éste fuese gratuito los días de mayor contaminación, serían medidas a adoptar que redundaría en el beneficio de todos y del medio ambiente, sin necesidad de relegar al ostracismo a nuestros vehículos clásicos que forman parte de la historia automovilística de nuestro país. En otras grandes ciudades europeas, como por ejemplo París, los vehículos clásicos han quedado al margen de este tipo de medidas.

Nuestros clásicos no los utilizamos para ir a trabajar, ni para transportarnos a diario, por lo que no debieran de ser los grandes perjudicados de estas medidas coercitivas. De esta forma, la FEVA (Federación Española de Vehículos Antiguos) ha formulado una solicitud al consistorio madrileño abanderado por Manuela Carmena, para que los vehículos clásicos que superen los 25 años de antigüedad queden excluidos de estas restricciones al tráfico.

seguro coche clasico

Los argumentos empleados son indiscutibles; este tipo de vehículos representan menos del 0,65% del total del parque móvil, apenas realizan un par de miles de kilómetros al año y su uso está asociado al ocio y al tiempo libre. Por este motivo, junto a la solicitud se presentó un dossier con otro tipo de medidas que se están llevando en las principales ciudades europeas para minimizar el problema de la contaminación y en donde no se limita la circulación a vehículos de más de 25 años. Asimismo, la FEVA propone que estos vehículos quedaran identificados mediante una tarjeta FIVA o FEVA, de forma que en todo momento pudieran llegar a controlarse.

Por este mismo motivo, hace un par de semanas, la FEVA y la DGT, se reunieron para tratar de enfocar esta problemática y salvaguardar el patrimonio automovilístico de nuestro país. En dicha reunión, se solicitó agilizar la puesta en marcha de la normativa de circulación de los vehículos clásicos en ciudades y la modificación del Reglamento de Históricos.

La necesidad de regular la identificación de los vehículos clásicos es la primera fase en la búsqueda de una solución. Se planteó la posibilidad de que los vehículos clásicos lleven una pegatina del mismo formato a la que llevan los vehículos modernos hoy relativas a su contaminación permitiéndoles circular al margen de las restricciones que cada Ayuntamiento pudiera tomar en materia de regulación del tráfico con motivos de contaminación. El objetivo a alcanzar es que para la obtención de esta pegatina no sea imprescindible su conversión a histórico. Leer más: Diferencia entre vehículo clásico e histórico

De esta forma, se pretende alcanzar un consenso, por el cual, si un vehículo tiene una antigüedad mayor de treinta años, solo sería necesario presentar el permiso de circulación y la ficha técnica del vehículo para obtener una tarjeta de identidad FIVA, con la que se podría optar al distintivo o pegatina “H” el cual posibilitaría circular por las ciudades.