Como ya hemos indicado en varios de nuestros posts, que no sea obligatorio, no significa que no sea recomendable suscribir un seguro de vida u hogar a la hora de formalizar una hipoteca. Lo que no resulta apropiado para tus intereses, por lo general, es contratarlo con la entidad financiera que te concede la hipoteca.

Aunque en la práctica, no son muchas las personas que analizan la idoneidad financiera de contratar un seguro con la entidad financiera, en Zalba-Caldú estamos para asesorarte y te demostraremos cómo cada año que mantienes un seguro de vida con el banco vinculado a tu hipoteca, estás perdiendo dinero.

En primer lugar, cabe destacar que en España, la inmensa mayoría de los préstamos hipotecarios se amortizan por el método de amortización francés, que supone pagar una cuota constante durante toda la vida del préstamo. Con esta forma de amortización, dicha cuota, al principio del préstamo, irá destinada a pagar mayoritariamente intereses y solo una pequeña parte a reducir el capital pendiente, situación que a lo largo de la vida del préstamo se irá revirtiendo, pagando una pequeña parte de intereses y la mayor parte de la cuota a reducir la deuda.

Si como vamos a demostrar, en el momento de la formalización del préstamo hipotecario, ya no resulta conveniente contratar las pólizas que nos propone la entidad bancaria a cambio de una rebaja en el diferencial de interés que pagamos por nuestra hipoteca, cada año que pase, todavía va a ser más perjudicial mantener dichos seguros con el banco, puesto que esa rebaja en los intereses a pagar, se va a ir diluyendo hasta prácticamente desaparecer.

Sabiendo que se han dado casos, en los que la prima ofrecida por un banco para un seguro de vida vinculado a una hipoteca es más del doble que la que puede ofrecerte Zalba-Caldú con las mismas coberturas, solo bastará comparar si el ahorro financiero de ese descuento en el diferencial, compensa pagar mucho más caro tu seguro de vida, hogar…

Gracias a este simulador que te hemos preparado, podrás comprobar de forma sencilla, a partir de qué importe te resultará conveniente desvincular tu seguro de vida con el banco.

Ejemplo:

Supongamos que Jose, un cliente del Banco X va a contratar una hipoteca. Su entidad financiera le propone un diferencial del 1,35% y le descuentan un 0,1% de dicho diferencial si termina contratando un seguro de vida con dicha entidad con una prima anual de 240€ y 100.000€ de cobertura por fallecimiento e invalidez.

Seguro_de_vida_con_el_banco

Si Jose va a pedir prestado 100.000€ a 25 años, no le resultará interesante la oferta del banco si es capaz de encontrar un seguro de vida con las mismas condiciones, 98,63€ más barato. Sabiendo que hay casos en los que las primas del banco llegan a doblar a las de un mediador colegiado con las mismas coberturas, a Jose no le resultará difícil encontrar un seguro de vida que le permita estar igualmente protegido y ahorrando dinero.

Jose puede tener muchos motivos por los que no mantener un seguro de vida con el banco que le concedió la hipoteca, desde un mal asesoramiento a motivos personales, pero ahora, ya sabe que además está perdiendo dinero cada año que deja la mediación de su seguro de vida con el Banco X (y cada año más). Pero además, Jose sabe que cada año que pasa, la prima de su seguro de vida se va a ir incrementando, porque también, estadísticamente, aumenta la probabilidad de tener que utilizarlo.

Jose finalmente contrató su seguro de vida con Zalba-Caldú.

¿Cómo desvincular el seguro de vida de la hipoteca?

Para desvincular el seguro de vida vinculado a la hipoteca, solo tienes que seguir estos cuatro pasos:

  1. Estimar el ahorro que puedes obtener si cambias la mediación del seguro de vida de tu banco a un mediador de seguros colegiado.
  2. Calcula tu seguro de vida y compara si te sale rentable el cambio. Comprobarás gratamente como pagar más intereses por tu hipoteca al fin y al cabo se convierte en un ahorro que se va incrementado año tras año. Con la nueva Ley Hipotecaria que entrará en vigor a lo largo de este primer semestre de 2018, además, tu entidad financiera no podrá penalizarte con una subida del diferencial.
  3. Una vez aceptada nuestra oferta, nosotros nos encargamos de todo. Ten en cuenta que en cumplimiento con la Ley del Contato de Seguro, se debe notificar por escrito a la actual compañía de seguros la no renovación del seguro de vida, un mes antes de su vencimiento, por lo que será recomendable que contactes con nosotros con la suficiente previsión.
  4. Lo habitual en un préstamo hipotecario es que el beneficiario de dicho seguro de vida sea el cónyuge y no la entidad financiera, de todos modos lo revisaremos y te asesoraremos para que no haya ningún problema.

Solo hay un caso, en el que es preferible no hacer ningún cambio:

Si has padecido una enfermedad grave o tu estado de salud ha empeorado considerablemente, lo apropiado será mantener el seguro de vida que mantienes con el banco. Confía en Zalba-Caldú, un buen asesoramiento te proporcionará no llevarte sorpresas ni a ti, ni a tu familia.  Llámanos al 976 37 37 38 o al 902 40 55 40, te realizaremos un estudio personalizado y te ayudaremos en todo lo necesario para desvincular tu seguro de vida con el banco, ofreciéndote como mínimo un 15% de descuento sobre la prima que estés pagando, y no solo por el primer año, sino durante toda la vigencia del contrato.

seguro de vida zalba caldú