Los neumáticos de un vehículo son el único elemento en contacto directo con la carretera, constituyendo uno de los elementos de seguridad activa más importantes de un vehículo. Es de suma importancia que el estado de mantenimiento de un neumático sea el correcto, revisando la presión regularmente cada mes.

Antes de salir de viaje, debes revisar y adaptar la presión de los neumáticos a la carga del vehículo de acuerdo a las recomendaciones del fabricante, que podrás localizar en la tapa del combustible o en el marco de la puerta del copiloto.

Una presión por debajo de la recomendación del fabricante supondrá un mayor desgaste de los extremos de la zona de rodamiento, situación que deforma la estructura del neumático llegando incluso a aparecer grietas en los flancos del neumático. Esta situación de baja presión del neumático provocará un mayor consumo de combustible y un aumento considerable de la probabilidad de sufrir un reventón.

Por el contrario, una presión superior a la recomendación del fabricante supondrá un mayor desgaste de la zona central del rodamiento. El neumático, con más presión de la recomendada deforma la zona de rodamiento quedando solamente en contacto con el asfalto la zona central del mismo. Como consecuencia, la distancia de frenado del neumático aumentará debido a un menor y peor agarre al asfalto.

Lo adecuado, por tanto, es revisar la presión correcta del neumático, lo que nos va a garantizar la máxima seguridad para el vehículo, sus ocupantes y demás usuarios de la vía, gracias a un desgaste homogéneo de la zona de rodamiento.

Presión neumáticos correcta

Al ser la única pieza que nos va a proporcionar adherencia al asfalto y a la vida, nuestra recomendación es que no escatimes en su mantenimiento. No alargues la vida de los neumáticos por encima de su vida útil.

La vida útil de un neumático en circunstancias de máxima seguridad, suele estimarse de media en unos 40.000 kilómetros, cinco años desde su monta o diez desde su fabricación. Por encima de los cinco años es clave mantener una revisión anual con un especialista y nunca alargar más de diez años su uso, puesto que aunque quede mucho dibujo en las gomas, el neumático habrá perdido sus propiedades llegando incluso a cristalizar, lo que puede favorecer un reventón en cualquier momento.

Para conocer la fecha de fabricación de un neumático, basta con observar el flanco exterior de un neumático y buscar el código DOT. El código DOT se compone de cuatro dígitos numéricos que indican la fecha de fabricación de un neumático. Así, por ejemplo, un código 0918, indica que se ha fabricado la novena semana del año 2018.

Independientemente, para un desgaste homogéneo y poder alargar la vida útil de un neumático es muy importante que los neumáticos se encuentren correctamente equilibrados y alineados. Puedes tú mismo controlar su desgaste a través de los testigos del neumático, que son unas pequeñas marcas que tiene el neumático que marcarán un correcto desgaste. Si percibes que el consumo del neumático no se está produciendo de forma regular (cuando desaparecen dichos testigos) acude inmediatamente a un profesional para revisar el equilibrado de las ruedas y así conseguir aumentar la duración de tus neumáticos. Asimismo, es más que recomendable en los vehículos de tracción delantera, sustituir el eje delantero por el trasero cada 10.000 kilómetros para garantizar un desgaste proporcionado de las 4 ruedas, lo que nos dará una mayor seguridad.

Cabe destacar, que en vehículos de tracción delantera, a velocidades de 120 km/h. si viaja el conductor solo y sin equipaje, el eje trasero a penas tiene un contacto efectivo con el asfalto en comparación con el eje delantero, por lo que es más que recomendable si vamos a sustituir solo dos ruedas, que las nuevas sean colocadas en el eje trasero para garantizar un mejor agarre.

TWI

Lo que marca la Ley.

No superarás en ningún caso la ITV, ni puedes conducir por tu propia seguridad y la de los demás conductores con una profundidad mínima inferior a 1.6 milímetros en el dibujo de la goma. Piensa que por debajo de los 2 milímetros de profundidad, el neumático habrá perdido ya el 90% de sus propiedades. No apures tanto y cámbialas mucho antes de comenzar a desgastar el indicador TWI (Tread Wear Indicator) de la banda de rodadura, que es la profundidad mínima que marca la Ley.

En el momento de sustituir los neumáticos, te debes regir por la ficha técnica y la opción de rueda recomendada por el fabricante. Está permitido circular con especificaciones superiores, pero nunca inferiores a lo que marca la ficha técnica.

Para conocer qué neumático llevas puesto y qué significan los demás códigos de la rueda, te hemos preparado la siguiente infografía:

letras neumáticos

Ahora ya lo sabes, para circular de forma segura, sigue nuestros consejos, y para estar bien seguro, pídenos presupuesto.