10 dudas sobre los seguros a tener en cuenta

Ruegos y consultas generales que nos suelen preguntar.

En nuestro día a día, se resuelven muchas dudas sobre los seguros a nuestros clientes por desconocimiento de conceptos, sobre todo para aquellas personas que no han lidiado con ellos muy a menudo. Sabemos que es una inversión con la que muchos usuarios se sienten, en un principio, reacios a pagar, pero tener tus valores asegurados es una garantía de futuro.

“¿Por qué hacerme los seguros? Si nunca los voy a usar”


Puede… como también puede que lo sufras más veces de las que crees. Un seguro te compensará en caso de que “el valor” que tengas asegurado tenga un incidente, ya sea un coche, un hogar, un tema de salud, una mascota… mientras tenga un seguro en vigor, claro.

Que no tengas que disponer de las indemnizaciones ni de las asistencias de un seguro es, incluso, mejor. Significa que no estás teniendo accidentes ni siniestros: menos sustos, mejor salud. Pero invertir en ese “por si acaso” te aporta una seguridad a ti y a tu entorno, en caso de que la suerte no te acompañe tanto como pensabas. En este post hemos recopilado algunas de las dudas sobre los seguros por las que muchos clientes y usuarios nos llaman, solicitando información y respuestas.


  • “He llamado al de asistencia… ¡y me dice que no tengo seguro oiga!”

Asegúrate de tener siempre a mano el teléfono de asistencia y la compañía (o las compañías) con la que tienes los seguros. Cada una tiene su teléfono de asistencia y atención al cliente y, en muchas ocasiones, tienen un teléfono para cada tipo seguro.

  • “Llevo un mes esperando respuesta del siniestro, ¡y el coche sigue en el taller!”

Paciencia por favor, sobre todo con los siniestros. A la hora de tramitar un siniestro hay que tener en cuenta que se dependen de varias figuras y procedimientos que, en muchas de las ocasiones, llevan más tiempo del esperado por el cliente.

Entre los procesos más habituales están el contactar con el taller, la peritación por parte del profesional, la realización del informe, la valoración de la aseguradora, … el cúmulo de figuras y procesos aumentan considerablemente el tiempo para poder indicarle al afectado una respuesta.

  • “Si no muevo el coche de su sitio, ¿para qué quiero yo un seguro?”

Para que no te multen, por ejemplo. Aunque no lo muevas, el coche debe tener obligatoriamente un seguro. La policía puede multarte sobre un vehículo estacionado en algunas ocasiones como:

  • No tener el seguro obligatorio en vigor.

  • Tener la ITV caducada.

  • No notificar el cambio de domicilio en tráfico.

  • Estado deteriorado o poca visibilidad de la matrícula.

  • Lavar el coche en la calle.

  • “Mi nieto se acaba de sacar el carnet y quiero que lleve mi antiguo coche, un clásico… ¿por cuánto le sale el seguro?”

Pues cero, porque no se puede. Para asegurar un clásico se debe tener al menos 25 años de edad, con 2 de permiso de conducir y tener aparte un coche de uso habitual. Ocurre lo mismo si se quisiera introducir como conductor habitual en el seguro de un vehículo clásico.

  • “¿Por qué me cobráis tanto del seguro si está mi hijo de 18 años como conductor?”

Hay un culpable: los datos y las estadísticas. La mayor parte de los siniestros y accidentes con vehículos son realizados por conductores entre 18 y 25 años. Esto repercute en un encarecimiento del seguro para jóvenes conductores, una forma de las aseguradoras de paliar estas estadísticas.

  • “¡Pero si eso os lo dije! ¿Cómo es que no está ya en mi seguro?”

Por muchas tramitaciones o consultas que se hagan telefónicamente, toda modificación o nueva contratación se ha de realizar por escrito, mediante firma. Sin ese consentimiento escrito firmado del cliente, la compañía no realizará cambios ni nuevos contratos a nombre de la persona.

  • “¿Cómo que me vais a cobrar el seguro que vence ahora? ¡Os estoy diciendo que quiero darlo de baja!”

Uno de los principales quebraderos de cabeza de muchos clientes. Según la Ley del Contrato del Seguro, se debe dar de baja la póliza con al menos un mes de antelación al próximo vencimiento, por escrito y con firma y DNI del tomador del seguro, salvo casos particulares.

  • “Me habéis cobrado el seguro, pero… ¡yo este vehículo ya lo vendí!”

Cuando dejes de disponer de un vehículo en propiedad, o cualquier concepto asegurado, cerciórate de dar de baja el seguro. Sobre todo, ocurre con las ventas de vehículos: si sigue a tu nombre tras la venta, los siniestros y cargos se realizarán a nombre del tomador del seguro. Es decir, tú.

Las compañías no tienen constancia del intercambio

de vehículos y conceptos asegurados hasta que no se les notifica.

  • “¡No me ha llegado la documentación! Y os la pedí hace semanas”

Ocurre igual que en el punto anterior. Las compañías no saben cuándo un cliente cambia de domicilio, de medios de contacto (teléfono y/o email) o incluso de cuenta bancaria donde se realizan los cargos. Pueden ocurrir diferentes situaciones, como:

  • No avisar del cambio de domicilio y que no te llegue la documentación de la póliza del seguro.

  • Al no informar del cambio de medio de contacto y no tener constancia de importantes notificaciones que pueda enviarte la compañía.

  • No notificar del cambio de cuenta bancaria y no poder cobrar el seguro, pudiendo acabar con el seguro de baja por impago sin que tú te enteres.

  • “Va, va, locura… ¡nos recorremos Europa este verano con la furgoneta!”

Sí, es perfecto. Eso sí, asegúrate de tener todos los seguros en vigor y con las coberturas adaptadas. Tener un incidente a nivel internacional se solventa, pero suele conllevar más tiempo de solucionar. Por eso, para evitar sustos, revisa tus seguros antes de salir y déjate a mano el teléfono de asistencia antes de lanzarte a la aventura.


Podríamos seguir enumerando más dudas sobre los seguros, pero se nos haría una lista demasiado larga. Siempre decimos que es mejor prevenir que curar, así que si tienes alguna otra duda contacta con nosotros y te la resolveremos. Puedes seguir navegando por la web, para obtener más información, o llamarnos al 976 37 37 38 de lunes a viernes en el horario de 09.00 a 14.30 y de 15.30 a 19.00.

¿Tienes más dudas sobre los seguros?

¡Contacta con nosotros!

¡Síguenos en redes sociales!